Cantantes y autoras

Camila MorenoColombina Parra – Otoño negroPaz Court – CómemeMaría Colores – Dejemos irLa Pájara – Sagrado

 

Cada voz un universo

Camila Moreno arrojada, Colombina Parra despojada, Mariel Mariel desenfadada, Paz Court revelada y muchos otros nombres y caracteres de mujer enriquecieron el espectro musical chileno de la temporada, entre contrastes y/o afinidades. Tras la entrega siempre intensa y nunca condescendiente de Mala madre, su cuarto disco, Camila Moreno sumó nuevos argumentos para su lugar destacado entre los solistas chilenos de su generación, en tanto con la experiencia de su lado Colombina Parra confirmó su propiedad como solista, con la guitarra acústica y desprolija como compañía en su tercer disco, Otoño negro.

Desde México, Mariel Mariel acabó de convertirse sin reservas a un lenguaje entre urbano, callejero y provocativo en Foto pa ti, a la par que en el mismo país Mon Laferte profundizó en la canción de tintes dramáticos que bien le sienta en Mon Laferte vol. 1, su tercer álbum tras Desechable (2011) y Tornasol (2013) y luego de su vida previa como Monserrat Bustamante. En casa, el pop chileno se incrementó con el debut como solista de Paz Court en Cómeme, versátil entre canciones melódicas y cadenciosas, así como con una tercera muestra de las melodías siempre accesibles de María Colores en Dejemos ir y el regreso de Sabina Odone con Déjenme en paz.

En terrenos más acústicos, cercanos incluso a ciertas raíces del folclor, quedó inscrito el segundo disco de La Pájara, Sagrado, junto a nombres como los de Giovanna Arce (Caleidoscopio), Delia Valdebenito (Cantos del alma), Susana Cofré (Canciones crudas), Amapola Puz (Plantá) y Soledad Balbontín (Cantos de viaje con alma). Diversas autoras suman rasgos personales y distintivos entre la sureña Vilú con Humedal, Yorka con Imperio, la porteña Gricelle con el sello pop rock de De tu cuerpo, la joven debutante antofagastina Jayu con Eternidad, las variedades desde latinoamericanas a bluseras de Valvai (Bindú), Javi Cruz y Lorena Gormaz con las formas pop más orgánicas y electrónicas de Angora y Tolita respectivamente, la serie de EPs de Vale Moï (Quiébrate), Pía Zapata (Bosques del olvido) y Javiera Hinrichs (Encuentro), además de EyMacarena! con la actitud folk de su debut Corazón estúpido, Natisú y la colección breve de covers de La ilusión de los mapas vol. 1, Barouh y su reinvención de rock y bases electrónicas de Inevitable y Johanna Rezzio con un EP de nombre propio: Johanna Rezzio.