Rock

La FloripondioAkinetón Retard – AzufreMatorral – GabrielFatiga de Material – Fatiga de MaterialWeichafe – La luz de un guerrero

 

País de rockeros

Nombre literal de regreso tiene el disco que trae de vuelta en 2015 al grupo considerado fundador del rock chileno. Con Regreso a casa, desde Valparaíso, Los Mac’s dan la mayor perspectiva histórica a la temporada rockera del año. Desde la misma región otra banda fundamental reanuda su discografía: es la suma estimulante de sonidos y discurso de Gimnasia para momias, de LaFloripondio, publicado por el sello estadounidense Barbès Records. De la misma época los disueltos Supersordo, exponentes genuinos del rock alternativo chileno de los ’90, reaparecen con la antología Lluvia de piedras. Y una matriz también noventera comparte el reunido trío Weichafe, que presenta el EP La luz de un guerrero en paralelo al EP publicado por su cantante, también de vuelta con la denominación de Angelo Pierattini y Las Calaveras Errantes.

La raíz del rock en el blues vuelve a tener presencia en Chile durante esta temporada con los trabajos de Bluseros Muertos (Alegría), Filántropos (Cañazo letal), La Chimba Blues (Fuera de contexto), los iquiqueños La Don Ramón (Blues de la esquina), el chillanejo Jano Letelier (Canciones sin etiquetar) y los temuquenses La Mono (En vivo). En el rock progresivo se inscriben los estrenos de Kamken con el doble Dual – Aurora australis, Inmateria (Inmateria), los puntarenses Diógenes (Caminante del cielo) por TuneLess Records y dos títulos publicados por el sello chileno especializado en el género, Mylodon Records en Concepción: The Tarkus sessions, de Taurus, y una nueva propuesta del rock progresivo de raíz autóctona de Hidalgo en Lancuyen. En tanto un sonido más cercano al rock industrial es el de Vmente en el EP Anitya, con JJ Vallejo en la batería, ex integrante de los metaleros Criminal.

Vetas más instrumentales o contemporáneas del rock se escuchan en una serie de discos de grupos entre los que se destaca Bauda, que produjo su tercer disco (Sporelights) con René Rutten, guitarrista de la banda holandesa The Gathering, y lo editó por el sello sueco Temple of Torturous. También se escuchan Quimo (Aurora), Nólana (Nólana), los porteños Fatiga de Material (Fatiga de Material) por Acople Records, la precisión matemática de Hélices en Propulsor, el sonido atmosférico de Nubosidad Parcial en Fractal y el EP instrumental Ragecano, de Kask. Mención aparte ameritan Los Niños Sibaritas, trío que integran Marcelo Vergara (voz y guitarra), Federico Dannemann (bajo) y Cristóbal Tobar (batería), que con el desenfadado disco Indios firman el único estreno no jazzístico del sello Discos Pendiente en la temporada.

En otro extremo, rock, hip-hop y funk se oyen fusionados en el sonido de 8Monkys (La ira) y los ovallinos Junior Capacho (El código de las aguas), un rock mestizo y latino aparece en los trabajos de Siniestro Sistema (Alza tu voz) o Rey Mono (Kamehamejajaja y el EP Rey Mona) además del sello acústico de Vikinga (Vikinga). La cruza con las raíces autóctonas y chilenas define el sonido de grupos como Keltehue (Winka traidor) por Mauco Records, Errante (Desbautízame) por Remolino Discos, Enjundia (el EP Indiodelia) y Piter Jara (Piter Jara), estos dos últimos por el sureño sello Discos Tue-Tue, y Lican Rai (Toco madera). Se suma el regreso de la banda Bellyco con el EP Dos vía Caiman Records y el catálogo rockero del sello Armatoste Brazo Discográfico, que incluye a Frankie Page (Dances I don’t dance), La Parálisis del Sueño (EP n° III) y dos nuevos títulos de The Suicide Bitches, entre Semenation y el EP Say my name, además de Soyuz y su disco Señal, editado por Aullidos Records.

Sonidos más cercanos al garage llegan por cuenta de Intermitentes y el EP Radiocontrol perteneciente al sello Volodia, y de la banda OH! y su debut con OH!, mientras Perrosky, en su condición de cantante y no de dúo, se remonta a sus inicios más despojados y acústicos en el retrospectivo compilado Añoro por Algo Records, y Texas Strangers se sitúan en un lugar entre el garage y el folk rock con Texas Strangers.  Los ya avezados Devil Presley presentan el registro directo de En vivo, y denso y volátil a la vez se escucha el sonido de los precursores Yajaira en el EP Antiguos demonios por BYM Records. Cercano, con el guitarrista Samuel Maquieira como factor común, suena Wild Parade con el EP Human waste por No Reverse Records y Furia Discos,  además de la segunda entrega de Bagual con II: Viento norte, del disco compartido Live session / split entre Perro Loco y Bruto, y del catálogo completo del sello All Carajo, con Jesusto (Little jar of satistaction), Vago Sagrado (Vago Sagrado), los puconinos Metakiase (La ruta de la Araucanía), los coihaiquinos Turbo Diesel (Calafate) y el registro en vivo Compilado Woodstaco 2014, toma directa de ese festival realizado en Teno, provincia de Curicó en la Región del Maule, en el que también se presentó la banda de rock fusión Pájaros Nocturnos (Pájaros Nocturnos).

El rock de los años ’90 es una influencia compartida por diversas bandas, con ejemplos como los EPs de Dead Cockroach (Democracy is over), Fulcra (Fulcra) y los bilingües Gran Capitals (Nada raro); los caracteres cercanos al grunge de Hostal (Hostal), Ícono (Abriendo paredes), Matus (Volumen 1), Nueve Círculos (Nueve Círculos) y Hienas (el EP Hienas); o las señas más melódicas de Deume (Deume), Enola (Enola), Juan Pez (Cuervo delfín), La Gran Mano de Cera (La Gran Mano de Cera), La Más Gorda (Más), Lasavia (Brote y conversión), Render (Render), Profano (Hombre de la madrugada), Silvertown (Coming around) y Pistola (Melodías & dramas) junto a EPs de Estación Dopamina (Estación Dopamina), Flükkord (Flükkord) y Mala Imagen (Libertad). Felipe Moreno, ex baterista de bandas como Duna y los mencionados Profano, lanza su segundo título como solista en Caravanas sin gravedad vol.2, mientras el sello Corporación Fonográfica Autónoma suma tres títulos a su catálogo rockero con Abisal (Verano negro), Edo Severín (el EP Álbum desconocido) y Electopónico (Iatrogenia), el singular estreno de Eduardo Topelberg, baterista metalero y rockero además de concejal por la comuna de Ñuñoa todo en uno.

El rock pesado es otra vertiente considerable en la temporada, con el debut en larga duración de la guitarrista Cler Canifrú en K9 y la combinación de rock y voz de mujer de The Inferno Doll en Dollmination. En esa cantera hard rock o de guitarras fuertes también suenan Killterry (En la olla hierve el amor), Método (Vida actual), por Iged Records, Vitius (Lucha), por Karnada Records, Veneno (Veneno), por el sello penquista Vettan, Bet Jal (Vivo o muerto), Cañonero (La revancha), Cautivo (Conciencia-ficción), Daimonion (Totem), Garín! (La frágil frontera), Lorestoner (Lorestoner), Portador (La sordera del espía), Rasted (Alcohol, pasión y rocanrol), Eterno Retorno (Eterno Retorno), Simio (The other side), 04 Banda (con el instrumental Evolución), Catalepsis (Luchar o morir), Degradaje (Metamorfosis), Toro Mazote (Toro Mazote), Sangre de Toro (Uno), Bajhara (La ruta), Exxocet (Rock n’ roll under attack) y Fucking Wife (Maldita). Otra serie de EPs se suma entre trabajos de Triburbana (Triburbana), Los Feos (Feos), Pezamen (Masticar), Thoquinche (Thoquinche), Mortero (7), Resilience (Derrumbando los muros del silencio), Los Monchos (El espejo) y Merkalli (Si mágico), además de los compilados Caiman Records 2014-2015, del sello Caiman Records, y el regional Abra 11 años, producido por la Asociación de Bandas de Rock Arica.