Hip–hop

LuankoLa Habitación del Pánico – Vol. IMC Unabez y Frainstruments – StaladúaDania Neko - DepuraBronko Yotte – Gala

 

Discurso y territorio

Con más de dos décadas de historia local, el rap en Chile está en condiciones de registrar en un mismo año trabajos de al menos tres generaciones de maestros de ceremonia.

Pasó en 2015 entre un precursor de la trayectoria de Jimmy Fernández desde los ’80, con su nuevo disco The icon; un hombre iniciado en la segunda formación de Legua York a fines de los ’90 como Cabro Homer con Inteligencia emocional; un colectivo de raperos tan transversal como La Habitación del Pánico, es decir el seleccionado entre Hordatoj, Jonas Sanche, Panthy y DJ Tee junto a más de una docena de invitados de distintas generaciones y estilos (desde Epicentro, Portavoz, Stailok, Búfalo Dit y Dj Dacel hasta Camileazy, Felo Foncea, Vanessa Valdez y Ana Tijoux), todos juntos en Habitación del Pánico vol. 1; y un exponente del rap más actual y autogestionado tan representativo como Luanko, también llamado Minuto Soler, cultor de la raigambre mapuche y siempre política de Tradición oral, uno de los mejores discos de la temporada.

Más nombres destacados disparan sus rimas desde las trincheras de diversos sellos, como la dupla de MC y beatmaker que forman MC Unabez & Frainstrumentos en Staladúa y el nuevo trabajo del productor Foex en Descarado, ambos estrenos de Potoco Discos. También aparecen el debut de Dania Neko (Depura) por Tómate, otro disco destacado del año por cuenta de Caraslargas (Caraslargas) vía GatoRuso Records y el doble compilado de Cevladé en Antología bajo etiqueta Nawal Rage, la misma de SH. Deem en Dragón de Komodo. A ellos se agregan lanzamientos de Bronko Yotte (Gala), Verso Versátil (La brújula), la rapera y cantante Vitami (Esto es), la dupla Zonora Point (Neon) y el disco póstumo de MC Brow (Legado), uno de los integrantes de los populares Shamanes Crew.

Los sellos independientes más productivos del año ni siquiera son santiaguinos. Muestras del activo panorama rapero en todo el territorio son los estrenos de Infames, tienda de la región de la Araucanía que en 2015 puso a circular discos de Tormento Vil Dos Mañas (Vil), Zambastyle (Catalepsia), Perro Mordaz (79 rimas) y Predicto (el EP El quiebre), sin contar sus numerosas reediciones en formato de CD. Y más numeroso es el catálogo del sello chillanejo ShitBeatYan, con novedades de Maruts (Brownthrashers), Asilo 799 (Where y Money), JetYawar (#‎106C‬#), Pweed & Rafa (Homeostasis), NotTse (Jabalians) y FelBonilla (Hospital waste). Desde la región de Coquimbo llega a su vez el disco colectivo Rap Mistral, obra del colectivo Hip-Hop Elquino Crew, y si Gabriela Mistral queda traducida ahí a rap, Pablo de Rokha lo hace por partida doble entre los grupos Verso de Rokha, con El tributo, y The Rocka, trío que forman PPX (en otras palabras Reween, integrante fundador de Legua York), Rob Paranoid, Alex Jhonstone, todos en el disco The Rocka por Skeletorz Record.

El mapa de rimas nacional no queda completo sin el amplio contingente de ediciones autogestionadas, desde el iquiqueño Senekua (Kannalize legabiss), los melipillanos Demorgue (Al techo las manos) y MC Yein y Dace Beatz (el EP Retorno), el rancagüino Fonceka (Fin del receso) y Latina Sativa, rapera de Graneros (Never give up); los curicanos KMC (Mi propio juego); Psychoval, desde Pailahueque (El peor disco del mundo); los penquistas Eze-G (Recopilatorio n° 1), Gastón Gómez (Relatos de un chacal), Fluye Bajo Efecto (el EP Fluye Bajo Efecto) y Baketha, con la fusión de rap y cumbia de Melodías catárticas; y los capitalinos Celis y Ch2 (Jardín de espinas), Errsomer y Thomas con H (Cilios), Paismatiz (Raíz), Manu King (Decisiones), Bumaye (Round #1) desde La Florida, Alejo Hiriente (AlejOrange mixtape) y Pablotren (Antes que nada) en Peñalolén, The Lliz (Huellas) y Papewan Calavera (el recopilatorio Mi paso por la jungla), más los EPs de Akaze (Nada k hacer), Alexin Semilla (Espíritu), Blacksoul (BS!) y Okremecé (Ideales).