Bolero, tango y vals

Palmenia PizarroRoberto Bravo – BolerosÁngel Parra y Diapasón Porteño - Mi primer tango en ParísMaría Esther Zamora y Pepe Fuentes - La fiesta inolvidable de la Casa de la CuecaCarmen Prieto - Canciones re-queridas

 

Ritmos sin edad

Una selección de discos en 2015 dio cuenta de ritmos afianzados desde el siglo pasado en el gusto popular. De partida el bolero es el lenguaje en común entre dos estrenos tan distintos como Boleros, del maestro Roberto Bravo al piano junto a la violinista Montserrat Prieto y al  grupo La Flor del Recuerdo, e Íntimo, el octogésimo disco de la cantante Palmenia Pizarro, en el que la intérprete sanfelipeña incorporó además valses y baladas.

El tango fue en tanto la inspiración de Ángel Parra (padre) en su disco compartido con el conjunto de guitarras Diapasón Porteño, natural de Valparaíso: Mi primer tango en París fue grabado en 2014 y lanzado en 2015 para incrementar el ya cuantioso catálogo musical del hijo de Violeta Parra, con páginas como “Mano a mano” (1923), tango de de Flores y Gardel/LePera; “Muñeca brava” (1929), de Cadícamo y Visca; “Malevaje” (1929), de Discépolo y Juan de Dios Filiberto, “Cambalache” (1934), de Enrique Santos Discépolo; “Cuesta abajo” (1934), de Gardel y LePera; “Nostalgias” (1936) y “Los mareados” (1942), de Cadícamo y Cobián; y “Percal” (1943), de Expósito y Federico.

Es historia propia la que la dupla conformada por la cantante María Esther Zamora y el longevo músico Pepe Fuentes documentó en el disco La fiesta inolvidable de la Casa de la Cueca, compartido con figuras como Polchy Zamora (voz), Rubén Gaete (piano), Víctor Hugo Campusano (acordeón), Nacho Román (guitarra), Héctor Parquímetro Briceño (trombón), Toscano Vidal (bajo), David Castañeda (batería) y Martín Zegarra (cajón peruano), tal como el pianista Rubén Gaete hizo lo suyo en el CD autoproducido Piano.

Y el bolero es la matriz consabida de la cantante Carmen Prieto, quien en Canciones re-queridas volvió sobre esas fuentes en canciones como “Las palmeras”, del recordado Raúl Shaw Moreno, y “Cuando llora mi guitarra”, vals del peruano Augusto Polo Campos,entre un repertorio abierto a recreaciones de Violeta Parra (“Que vivan los estudiantes”), Víctor Jara (“El aparecido”), Patricio Manns (“El equipaje del destierro”), Eduardo Gatti (“Los momentos”), Silvio Rodríguez (“La maza”) y los argentinos Atahualpa Yupanqui (“Los hermanos”) y Horacio Guarany (“Si se calla el cantor”).